Castilla-La Mancha + cohesionada + sostenible + digital + inclusiva + social

El Plan Castilla-La Mancha Avanza se configura como Estrategia Regional pensada para aprovechar al máximo el potencial de recuperación y transformación social y económica que tienen los Fondos Next Generation EU.

Su objetivo es elevar el crecimiento sostenible e inclusivo en la región, con una perspectiva de largo plazo y tomando en cuenta la necesidad de preservar y aprovechar los recursos naturales, así como de velar por el bienestar de las generaciones futuras. Ello es imprescindible para conseguir reducir la brecha de renta per cápita, tanto con la media nacional (que se ha mantenido en torno a veinte puntos porcentuales en los últimos años), como con la media de la Unión Europea. Para lograrlo, las acciones de inversión deben orientarse a:

  • Ampliar la dotación de capital en infraestructuras verdes, con bajas emisiones de carbono y asentadas en la utilización del capital natural de la región, reduciendo el coste del aprovisionamiento de energía. 
  • Elevar la dotación de capital humano, mediante la formación, la mejora del emparejamiento entre las ofertas y las demandas de empleo y la adaptación de las capacidades profesionales a las nuevas necesidades de las empresas. 
  • Elevar la productividad mediante la digitalización de la cadena de valor, con especial incidencia en la industria agroalimentaria, así como la incorporación de las tecnologías adecuadas para llevar a cabo su transición energética.
  • Aumentar la inversión en capital tecnológico, mediante la investigación básica, la investigación, el desarrollo y la innovación en tecnologías punteras relacionadas con la transición energética (baterías, hidrógeno) y con la digitalización (inteligencia artificial, computación). 
  • Extender las oportunidades de empleo e inversión a las capas y a los territorios más desfavorecidos, haciendo frente al reto demográfico y profundizando en la integración del medio rural.  

Para alcanzar estos objetivos, la acción de Castilla-La Mancha tiene que inspirarse en los principios de coherencia y complementariedad fijados por la Comisión Europea. 

No se trata de invertir más en lo mismo, sino de invertir más en nuevos activos y capacidades.

La transformación económica y la adaptación a las nuevos desafíos y oportunidades requiere que la región invierta en conocimiento, en activos intangibles, en formación y en tecnología. En las reformas estructurales, el Gobierno de España ya ha definido en su Plan un programa ambicioso; desde Castilla-La Mancha se completarán estas acciones en los ámbitos competenciales propios, haciendo particular hincapié en la salud, la educación y la formación profesional y la orientación para el empleo. 

La complementariedad obliga a insertar la acción regional en un esfuerzo compartido público y privado en distintos niveles de gobierno. El potencial transformador y generador de bienestar de este Plan solo se aprovechará al máximo si la acción pública consigue estimular también la inversión privada con apoyos e incentivos bien orientados y asignados en procesos competitivos y transparentes.

Inversión estimada: 5.548 millones de euros

Bajo la premisa de impulsar la transformación de la economía castellano-manchega y sentar las bases de un crecimiento sostenible e inclusivo, en un horizonte de medio y largo plazo, el Plan Castilla-La Mancha Avanza define diez vectores estratégicos, que orientarán las actuaciones del Gobierno de Castilla-La Mancha en los próximos años, en sintonía con el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia elaborado por el Gobierno de España, y con los acuerdos de las instituciones europeas por los que se crean y regulan los Fondos Next Generation EU. 

En el documento se recogen aquellos proyectos en los que la Administración regional actúa como promotor principal, entendiendo a la Administración en su sentido más amplio, al implicar a las Consejerías competentes, a los organismos públicos, a las agencias regionales y a las universidades. En conjunto, las actuaciones previstas hasta el momento en esos 10 vectores estratégicos totalizan 53 líneas de actuación y 134 proyectos, con una inversión pública estimada de 5.548,61 millones de euros. Dicha inversión se verá incrementada por la participación de capital privado en algunos de ellos, así como por los impulsados por la iniciativa privada que reciban ayudas públicas. 

Para llevar a cabo estas medidas que se consideran prioritarias, el  Plan Castilla-La Mancha Avanza no solo contempla las posibilidades de financiación del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), sino que incluye financiación proveniente de otros instrumentos de los Fondos “Next Generation UE” como REACT-UE, o FEADER-EURI, y el posterior acoplamiento de los fondos correspondientes al Marco Financiero Plurianual 2021-2027, de modo que se optimicen las actuaciones financiables con fondos europeos en todos los ámbitos, complementándose con fondos propios.